¿Tus circunstancias externas para ser feliz y exitoso no son las ideales? Lee esto.

¿Alguna vez te has puesto a pensar lo afortunados que somos por haber nacido en esta época? El fin de semana Hugo y yo tuvimos nuestra clásica noche de pelis en casa y vimos “The Help” (Historias Cruzadas, en español) y me hizo reflexionar muchísimo sobre este tema.

Si no la has visto, The Help cuenta la historia de la segregación racial en el sur de los EE.UU. a mediados del siglo XX y toda la discriminación que vivía la gente afroamericana en ese tiempo. Y si bien es cierto que ese momento histórico lo revisé en clases durante la Universidad, verlo de manera gráfica en la TV fue totalmente distinto. Literalmente había momentos que se me salían gritos ahogados de que no me imaginaba todo lo que esas personas vivieron.

Pero lo que más me impactó fue el darme cuenta que eso tiene relativamente poco. No han pasado ni 100 años que la segregación entre blancos y negros era una realidad en el país “más desarrollado” del mundo.

Así como no tiene ni 70 años que las mujeres pueden votar en México (¡la edad de nuestros padres o abuelos!)

¡Y la homosexualidad tiene menos de 30 años que dejó de ser considerada como una enfermedad mental por la Organización Mundial de la Salud!

Así que si tú eres gay, mujer o no-caucásico deberías estar agradecido de vivir mejor que el 100% de tus antepasados.

La pregunta es: ¿qué piensas hacer con eso? ¿cómo vas a aprovechar las circunstancias externas que te han sido dadas?

A veces damos por sentado nuestra realidad a tal grado que creemos que siempre ha sido así. Nada más equivocado que eso.

Si hoy eres un hombre o mujer libre es gracias a aquellos que no lo fueron.
Si hoy puedes votar es gracias a aquellas que decidieron alzar la voz.
Si hoy puedes amar a quién tú decidas es gracias a los que no les fue permitido.

Aprovechemos el mundo que nos fue dado y hagamos cosas extraordinarias, no sólo para nosotros mismos sino para el resto de la humanidad. Empieza contigo y una vez que lo logres, ayuda a que otros también tengan vidas extraordinarias.

Como dirían los grandes poetas de finales del siglo XX (y uno de mis grupos musicales favoritos)

“Si tú eres el que ha aprendido
Y encuentras a alguien perdido
Extiéndele tu mano como si fuera tu hermano
Para que encuentre el camino”

CALO

via Gfycat

Esa es una razón de por qué este blog existe. Quiero que las experiencias de vida que encuentres aquí te ayuden a mejorar algún aspecto de tu vida o a resolver algún problema por el que andes pasando en estos momentos.

Así que si algo de lo que has leído a lo largo de este blog te ha servido me doy por bien servido.

Recuerda:
Tú eres valioso.
Tú eres gentil.
Tú eres inteligente.

Tú eres suficiente.

Aprovecha todos los dones y talentos que te fueron dados, pero sobre todo aprovecha el que vivas en el 2019 en este lado del mundo.

Te mando todo mi cariño y aprecio.

Por lo afortunados que somos tú y yo,

¿Te gustó lo que acabas de leer? Suscríbete a mi Lista VIP y recibe mi blog semanal directo a tu bandeja de entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.