¿Tienes miedo de defraudar a alguien? Esto es lo que deberías hacer.

Esta es una imagen fiel de cómo estaba hace unos días cuando entró oficialmente la primavera aquí en el hemisferio norte:

via GIPHY

Y así es como estoy hoy:

via GIPHY

Si me sigues en Instagram y ves mis historias, sabrás que hace un par de semanas me lesioné el hombro entrenando con una llanta de 2 metros para mi próxima Spartan Race. Jaja ok no, la verdad es que me lastimé en mi clase de Pilates: porque siempre señora nunca inseñora.

Todo marchaba bien, poco a poco el dolor fue disminuyendo hasta prácticamente sentirme como nuevo. Es más, para el día del equinoccio de primavera pude hacer yoga por hora y media sin ningún problema.

Pero el lunes pasado me volví a lesionar el mismo hombro. Y lo más interesante: en la misma clase de Pilates.

Hace unos años hubiera pensado: “meh, esa maestra no sabe” “no sirvo para pilates, mejor me meto a otra clase” pero el Tato de hoy fue un poco más allá.

Y es que lo que vemos a simple vista no suele ser la realidad.

Recordé lo que me había dicho el osteópata con el que fui a checarme el hombro la primera vez que me lastimé, qué me dijo: “Todo está bien físicamente. Pero ¿qué estás cargando emocionalmente?”

Pum.

Sus palabras vinieron a mí inmediatamente cuando me empezó a doler el hombro la segunda vez.

Muchos de los padecimientos o enfermedades que tenemos (si no es que prácticamente todos) tienen un origen emocional o espiritual. Cuando el problema ya se presenta físicamente es porque ya llevó un tiempo gestándose en tu espíritu y tu mente.

¿Qué estoy cargando encima de mi que hace tanto esfuerzo para que lo voltee a ver?

Como no sabía la respuesta, decidí preguntar, callar y escuchar. Me dispuse a meditar con el siguiente pensamiento: 

¿Quién me escucha con más atención?
¿A quién escucho yo con mayor atención?
Gracias por oírme.
Gracias por escucharme.

Quince minutos después, la respuesta había llegado.

Me di cuenta que lo que estaba cargando era un sentimiento de no querer defraudar a esa persona que siempre me escucha, y que yo siempre escucho: Hugo.

Por alguna razón generé en mi mente esta idea de que si no lograba las metas que yo me había propuesto y que había compartido abiertamente con Hugo, él pensaría que lo había defraudado o que no estaba trabajando lo suficiente.

Y yo estoy seguro que tú sabes lo que es tener esa sensación de miedo al creer que puedes defraudar a un ser querido.

Así que en cuanto Hugo regreso del gimnasio le pregunté si tenía un momento y le platiqué todo lo que te acabo de contar.

Su cara fue una combinación de asombro e incredulidad.

“Baby, ¿por qué pensaste eso?” Me dijo. “Jamás me ha pasado por la mente nada de lo que estás diciendo, y mucho menos me enojaría porque no cumplieras con lo que te habías propuesto. Es más, sabes que yo estoy aquí para ayudarte a lograrlo.”

Fue lo mejor que he escuchado en este año.

Muchas veces suponemos lo que la gente piensa de nosotros, y nos creamos cuentos que jamás han existido y probablemente jamás sucedan. Si tú tienes miedo de defraudar a alguien te recomiendo que hables con esa persona, le digas lo que sientes y lo importante que es el/ella en tu vida. Créeme, te asombrarás de la respuesta —y lo mejor—te quitarás un peso de encima para regresar a tus clases de pilates. 🙂

TU TURNO.

¿Alguna vez has sentido miedo de poder defraudar a alguien? ¿Cómo lo manejaste, o si estás pasando por eso actualmente, cómo lo manejas? Cuéntame en los comentarios.

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Entonces te recomiendo que te suscribas a mi lista VIP! Recibirás mi blog semanal directo a tu correo electrónico, además de promociones exclusivas, giveaways y nuevos lanzamientos antes que nadie. Suscríbete aquí:

PD. Estoy en el proceso de reestructuración de algunas cosas en mi negocio, y me encantaría saber tu opinión de cómo puedo darte más valor. Así que creé una encuesta. ¿Te importaría contestar esto? ¡Todos los que lo hagan participarán en la rifa de una sesión de coaching conmigo sobre el tema que tú quieras como mi manera de decirte gracias! Cerraré la encuesta el domingo, y estaría increíblemente agradecido por tus comentarios.

Con mucho amor y cariño,


Comentarios

  1. Gaby

    Justo me llegaron esas palabras, ahora entiendo el dolor de mi rodilla y mi gripe (bueno esta última creo que tiene que ver con la primavera) pero si siento que estoy cargando con cosas qué tal vez ya no me correspondan cargar por miedo a defraudar a la otra persona…

    1. Admin bar avatar Autor de la
      Entrada
      Tato Diaz

      Gaby,
      Hasta donde yo sé, los dolores de rodilla tienen que ver con el primer chakra, el de sentirte enraizado a tus creencias, valores y patrones. Y puede ser que lo de la gripa también tenga un rastro emocional: te recomiendo googlear la causa emocional de ambos!
      Gracias por compartir!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.