Cómo ser constante en tu negocio

Hellou! ¿Cómo están el día de hoy?

¡Bienvenidos al jueves de Preguntas & Respuestas del Tato Blog!

El día de hoy la pregunta es de mi querida amiga @saritha1985 que escribe:

Qué buena pregunta Sarita.

Antes que nada debo decirte que mi proceso aún está sucediendo. No es algo que ya esté terminado o haya acabado. Pero déjame contarte como ha sido hasta el momento 🙂

Yo empecé mi negocio USANA hace 4 años, cuando estaba haciendo mi servicio social en SEMARNAT, como parte de la Dirección de Cambio Climático. Estando ahí me di cuenta que trabajar en una oficina no era lo que quería por el resto de mi vida. Aunque me encantaba mi trabajo, no me encantaba todo lo que rodeaba a mi trabajo: el jefe, los compañeros, los horarios, el tráfico —y por supuesto, la paga.

Fue en ese momento que decidí empezar mi propio negocio de USANA. Al principio debo decirte que moría de miedo, pero después me di cuenta que lo sentía no era miedo, sino emoción. Muchos estudios han demostrado que los humanos solemos confundir el miedo con la emoción porque los dos te provocan los mismos síntomas: dolor de estómago, se te acelera el corazón, te suda el cuerpo…

(Así que la próxima vez que digas “¡tengo miedo!” Cámbialo por “¡estoy emocionada!”, créeme, hará una gran diferencia)

Y aún con todo y “miedo”, me aventé a hacerlo.

Mi primera recomendación para ti Sara es la siguiente: trae a tu negocio las cualidades que tienes y ocupas en tu trabajo/empleo.

En mi caso, algo en lo que yo era muy bueno en mi empleo era siendo proactivo. 

“La proactividad se refiere al comportamiento anticipatorio, orientado al cambio y autoiniciado en situaciones. El comportamiento proactivo implica actuar antes de una situación futura, en lugar de sólo reaccionar. Significa tomar el control y hacer que las cosas sucedan en lugar de simplemente ajustarse a una situación o esperar a que suceda algo. Las personas proactivas generalmente no necesitan que se les pida que actúen, ni requieren instrucciones detalladas.”

Si mi jefe me decía que necesitaba un documento en dos horas, yo se lo tenía en hora y media.

Si me pedían llegar a las 9 en punto llegaba 8:30.

Si me pedían terminar un proyecto el viernes lo tenía sobre la mesa el miércoles o jueves.

Hacer más de lo que se esperaba de mi fue lo que hizo que la jefa de mi jefe dijera que yo “había sido una de las 5 mejores personas que habían cruzado por su oficina en SEMARNAT”.

Y eso mismo hice con mi negocio USANA. Siempre hacía más de lo que tenía que hacer.

Leí todo el Sistema de Desarrollo de Negocio en un día (incluido el largo, pesado y aburrido Manual de Políticas y Procedimientos)

En una semana di mas de 10 presentaciones.

Logré el Motivador Platino Premier en 6 semanas en lugar de 8 —y la semana 5 estuve en Disneyworld.

Pero te platico esto no para presumirte, sino para darte ejemplos de que dando sólo un poco más que el resto tus resultados pueden ser abismalmente diferentes. Un gran error que cometemos al iniciar nuestro negocio es tratarlo como un empleo: hacer sólo lo que se espera de ti, dedicándole el menos tiempo posible y haciendo el menor esfuerzo.

Eso funciona allá afuera. Pero no aquí. No en tu negocio.

Ser proactivo y hacer más de lo que se esperaba de mi me llevó a lograr el título de Triunfador (generar una comisión de 400 dólares en una semana) en 3 meses, Líder Plata (1,000 dólares en una semana) en un año y Líder Oro en dos años (1,000 dólares por cuatro semanas consecutivas).

Y si yo lo pude hacer Sara, tú también.

Recuerda esta fórmula:

Proactividad + Hacer más de lo que se espera de ti = ÉXITO

¡En verdad espero que esto te haya sido de gran ayuda!

Ahora es tu turno ayudar a Sara.

¿Tienes algún consejo para ser más constante? ¿Cuál ha sido la clave del éxito en tu negocio?

Platícanos tus consejos en los comentarios de aquí abajo.

¿Te gustó lo que acabas de leer? Entonces suscríbete a mi Lista VIP y te llegará mi blog semanal directo a tu mail: ¡así no te perderás ninguno! Suscríbete aquí:

¿También quieres tener tu propio negocio? Puede que USANA sea para ti. Dale click aquí para saber más.

Por una vida más proactiva,


Unit International

¿Quieres comenzar tu propio negocio? Únete a mi equipo de emprendedores wellness usando el mismo sistema que yo utilizo.

Más información

Cómo eliminar tu adicción a facebook 📱

Hoy quiero platicarte algo que me pasó la semana pasada.

Estaba echándole un vistazo rápido a mi Instagram (o sea, llevaba como 15 minutos pegado a mi teléfono) y me topé con una frase que decía:

“Querido Instagram y Facebook, nunca voy a activar las notificaciones. Gracias.”

Me llamo tanto la atención que leí el post completo, y créeme, mi cabeza explotó.

Por fin entendí por qué después de todos los intentos que hice por dejar de ver por horas las redes sociales nunca lo lograba. Y al igual que tú he intentado -casi- todo.

Borrar las redes que no uso tan seguido.
Bajar apps que bloqueaban mis redes a cierta hora.
Bajar otras que medían el tiempo que pasaba en cada app.
Hasta me prometí a mi mismo que sólo las revisaría una vez al día.

Nunca lo conseguí. De una u otra forma regresaba a mis viejos hábitos y pasaba horas pegado al celular.

“Es que de eso vivo.” “Las ocupó para mi negocio” “Sólo quiero distraerme un rato, ya trabajé mucho, me lo merezco” son algunas de las excusas que yo mismo me daba para ver mi celular cada que una notificación aparecía en la pantalla. Porque si algo me causaba mucho estrés era ver esos globitos rojos en la esquina de la app anunciando que tenía algo pendiente por revisar.Y si tú también tienes algo de obsesivo-compulsivo sabrás a lo que me refiero.

Pero seamos sinceros. La parte productiva de nuestro tiempo en las redes sociales es una mínima parte de todo el tiempo que les invertimos. Pasamos más tiempo en el scroll hole, ese hoyo negro interminable de estar deslizando el dedo hacia arriba viendo todo y nada a la vez, que en lo que realmente nos interesa o necesitamos.

Por eso decidí que era momento de parar.

Fue entonces que después de leer esa frase tomé la decisión. Me metí a la Configuración de mi iPhone, busqué la sección de Notificaciones y desactivé todas. Una por una.

Sonidos. Globos. Tiras. Previsualizaciones en la pantalla bloqueada. Todo.

¿Y sabes que es lo mejor? Que desde que desactivé las notificaciones el mundo no se ha puesto de cabeza. No ha pasado nada grave por no contestar ese comentario en facebook o revisar quién le ha dado like a mi foto en Instagram. Pero lo que sí ha sucedido es que me he sentido súper liberado, siento como que me quite un grillete que me ataba un no-sé-qué.

Las personas con un propósito de vida no tienen tiempo de darse un break. Tú y yo tenemos sueños que perseguir, metas que alcanzar, promesas que cumplir, vidas que vivir. No necesitamos un sonido o una vibración cada vez que una persona piense que merece nuestra atención.

Hoy más que nunca tenemos que decidir conscientemente a qué o a quién le regalamos nuestro tiempo.  Por eso en este momento quiero decirte GRACIAS por regalarme este momento a solas conmigo. Te prometo que cada vez que pasemos momentos juntos como este será siempre con el afán de ayudarte a ser una mejor versión de ti mismo.

SOLO PARA TI:

Esta última semana ha sido tan liberadora para mí que no puedo esperar a que me platiques cómo es tu vida cuando empieces a aplicar esto si también decides hacerlo. Escríbeme en los comentarios ¡YO ME UNO! si piensas decir #ByeByeNotificaciones !