5 tips para aprovechar al máximo tu próximo evento o conferencia

Hoy comienza el evento más importante de la compañía de network marketing con la que estoy asociado, la cual durará tres días completos. A veces este tipo de eventos puede llegar a ser tedioso o abrumador, pero aquí te dejo algunos tips (avalados por mí, por supuesto!) Para que te sientas como en Disney la próxima vez que vayas a uno.

Tip #1: Establece una intención

¿Recuerdas la conversación de Alicia en el País de las Maravillas cuando se encuentra al gato de Chesire?…

(…) Después de caer por un agujero que le condujo a un mundo repleto de estrafalarios personajes, Alicia se encuentra al Gato de Cheshire en el bosque y decide preguntarle por el camino de vuelta a casa.

(Alicia) – ¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?

(Gato) – Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar.

(Alicia) – No me importa mucho el sitio…

(Gato) – Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes. (…)

Eso es justamente lo que pasará si vas a cualquier evento sin antes pensar qué quieres aprender ahí, qué quieres llevarte o cómo quieres salir una vez que se enciendan las luces y termine la sesión.

Mi consejo es que una noche antes, o en tu trayecto rumbo al evento, cierres por un momento los ojos y pienses qué necesitas escuchar para poder alcanzar eso que quieres y que SABES que puedes encontrar ahí. Verás que lo encontrarás.

Tip #2: Analiza cuál es tu forma de aprendizaje

Es muy común que en cuanto inicia la primera conferencia tomes tu libreta y empieces a escribir como loco todo lo que dice el orador y lo que lees en las diapositivas de la pantalla gigante, sólo para rendirte en la tercera o cuarta plática.

La mayoría hacemos esto porque fue el modelo de aprendizaje que se enseña en el sistema educativo. Pero la realidad es que no todos aprendemos y retenemos la mayor cantidad de información de esa manera. 

Piensa si eres más visual, auditivo o kinestéstico. La forma más fácil de saberlo es recordando como estudiabas para algún examen en tu época estudiantil. ¿Recordabas lo que había en el pizarrón? ¿O tal vez recordabas la voz del profesor? ¿Hacías pequeños acordeones que era muy tentador sacar el día del examen?

Si eres visual una buena opción para ti es prestarle total atención al escenario y tomar fotos o videos (cuando se permita). Si eres más auditivo, grabar en audio la sesión sería una mejor idea. Y si eres kinestésico, definitivamente toma apuntes en tu libreta.

¿Qué pasa si no sabes qué tipo de aprendizajes posees? Fácil. Intenta cada uno de los ejemplos que acabo de poner y fíjate con cuál te sientes más cómodo. 

Tip #3: Vete preparado cual boyscout

Muchas veces las conferencias duran de mediodía a cuatro días enteros, así que más vale que te vayas preparado para que no la sufras.

Mi “Event’s Pack” incluye lo siguiente:

-Ropa lista desde un día antes, procurando que sea cómoda, que cumpla el código de vestimenta y con una chamarra o suéter extra (regularmente en los centros de convenciones el aire acondicionado lo ponen al full)

Mis vitaminas y mi bebida energética saludable para tener toda la pila, no cabecear y no enfermarme por los cambios bruscos de temperaturas cuando entras/sales de las salas.

-Mi plan de comida durante el evento, ya sea tener localizado desde antes un restaurante, llevar comida de casa o una de estas convenientes malteadas que se preparan con agua en menos de 1 minutos (en serio!).

-Un cuaderno, iPad, pila recargable, plumas de colores y el gafete o identificación de registro del evento.

Tip #4: Haz networking

Los seres humanos somos sociables por naturaleza. Es por eso que aun con toda la tecnología que tenemos en la actualidad los eventos en vivo no han desaparecido (ni creo que lo hagan mientras sigamos sobre la faz de la tierra).

Aprovecha que te encontrarás rodeado de mucha gente que tiene intereses en común contigo y haz nuevos amigos, o al menos nuevos contactos en Facebook o Instagram. Terminando el evento búscalos y antes de pedirles algo, ve de qué manera tú podrías ayudarlos o servirles. Créeme, eso hará más probable que obtengas lo que estás buscando de el/ella.

Tip #5: Diviértete

¡Sí! ¡Pásatela increíble! Deja de estar preocupado porque no encontraste un lugar hasta adelante, porque no quieres hacer cola en la zona de comida durante el descanso o porque no te alcanza para comprar todas las cosas bonitas que venden en el evento.

Antes de quejarte piensa que todos formamos parte de la experiencia de los que tenemos a un lado, y así como no nos gustaría que los otros nos amargaran el evento, no se lo amarguemos a los demás.

#ShitHappens, así que depende de ti si dejas que eso que se salió de tu control te afecte durante el resto del evento, o si lo sueltas y sigues adelante. Es tu decisión.

TU TURNO

¿Qué otros tips tienes para aprovechar al máximo un evento o conferencia? Escríbelos en los comentarios. ¡Me encantará saber!

¿Te gustó lo que acabas de leer? De ser así te recomiendo ampliamente que te suscribas a mi  Lista VIP! Te llegará mi blog semanal directo a tu mail para que no te pierdas ni uno. ¿Mencioné que es 100% gratis? Suscríbete aquí:

Por el próximo evento que cambiará tu vida,


PD. ¿No tienes un evento próximo? ¡Vente conmigo! El 6 de abril daré dos de mis cursos más famosos: el Workshop de Redes Sociales para travelpreneurs y el Branding Masterclass. ¡Me dará mucho gusto verte por ahí!

Cómo salir de tu zona de confort (¡rápido!)

¡Hola!

Es casi medianoche y éste probablemente será el último blog que escriba en la casa en la que he vivido los últimos 19 años. Hugo y yo nos iremos a vivir juntos en un par de días, y estoy 50% emocionado y 50% muerto de miedo.

Nunca antes he vivido fuera de casa (a menos que los dos meses que viví en Bali cuenten) así que toda esta experiencia de ser 100% responsable de mi vida realmente me freakea un poco.

Y eso es justamente la razón por la que decidí hacerlo.

¿Recuerdas lo que platicábamos la semana pasada sobre sentirnos estancados en la vida? Justo así me sentía hace unos meses en mi vida personal y en mi negocio.

Desde hace algún tiempo mi negocio entro en una especie de recesión en la que por más que intentaba salir adelante había algo que me detenía.

Intentaba de todo. Afirmaciones. Libros. Nuevas estrategias. Todo.

Y nada realmente funcionaba.

Fue hasta hace poco que supe cuál era la razón.

Y esa razón es que no tenía una razón. Un motivo urgente para crecer mi negocio y ganar más dinero.

Vivir en casa de mi mamá toda mi vida me ha dado hasta ahora la comodidad y tranquilidad que necesito, y realmente sin poner esfuerzo grande alguno.

Si tú ya eres una persona económicamente activa y vives con tu familia sabes a lo que me refiero.

Comida gratis en el refrigerador.
Ropa limpia y doblada como por arte de magia.
Mimos y apapachos cuando te enfermas.
Y todo el dinero que ganas completiiiito para ti.

¿Qué más puedes pedir en la vida?

¡Mucho! ¡Créeme!

El vivir así  por un largo tiempo no te hace bien, y yo soy prueba viviente de eso. Me di cuenta que gracias a la enorme zona de confort que yo mismo había creado alrededor de mi familia no hacía realmente el esfuerzo de trabajar más, y por ende, de ganar más dinero.

Me cuesta aceptarlo, pero es verdad.

Si tú estás en una situación similar hazte la siguiente pregunta: ¿Quién o quiénes son en tu vida los guardianes de tu zona de comodidad?

Piénsalo, porque si aún no tienes la vida de tus sueños es que alguien te está dando lo mínimo suficiente para que no te muevas de donde estás.

¿Y qué tiene de malo tener ese “apoyo”, te preguntarás? Que nunca sabrás de qué eres capaz realmente si siempre vives a expensas de otros.

Mi consejo personal es que no esperes a que la vida te arrebate a esas personas y te obligue a salir a moverte, es mejor que tú mismo tomes la iniciativa y te vuelvas el dueño de tu vida de una vez por todas.

Si tienes miedo, hazlo con miedo.
Si no tienes idea de cómo hacerlo, da el primero paso y pide ayuda.
Si aún no tienes todo resuelto, resuélvelo en el trayecto.
Créeme, nunca estarás 100% listo para dar el primer paso.

¿Cuál es tu siguiente meta? ¿Una casa nueva? ¿Un ascenso? ¿Tu propio negocio? Ahora ya sabes cómo lograrla. Identifica qué o quién es el guardián de tu zona de confort, dile adiós, y ya que no tengas forma de echarte para atrás, ve tras tu meta.

Para mi tener un nuevo hogar, y todo lo que independizarse conlleva, definitivamente está haciendo que me mueva, y me mueva rápido.

Recuerda, todo lo que no se mueve, se muere.

Todavía no puedo creer que ese sueño que teníamos Hugo y yo desde hace algún tiempo de empezar una vida juntos por fin empiece a materializarse. En verdad me siento muy feliz, agradecido y bendecido. Y definitivamente no estaría pasando si ambos no hubiéramos decidido movernos y salir de nuestra zona cómoda.

Hoy deseo de corazón que en estos días encuentres el valor para cambiar tu vida de tal forma que logres eso que siempre has querido pero has tenido miedo de buscar.

Sueña bonito. Se cumple.

 

 

 


SOLO PARA TI:

¿Quién o quiénes son en tu vida los guardianes de tu zona de comodidad? ¿Cuál sería un buen primer paso para salir de ahí? ¡Cuéntame en los comentarios! Leo personalmente cada uno de ellos : ) me encanta saber de ti.


¿Te gustó este artículo? Suscríbete a mi Lista VIP! Es la mejor manera de estar en contacto, además de que serás de los primeros en leer mi blog semanal directo desde la comodidad de tu correo electrónico. Puedes unirte aquí:

La verdadera razón de por qué no puedes tener todo en la vida

¡Hola!

¡Qué gusto volvernos a ver! No sabes cómo espero que lleguen los miércoles para poder verte por aquí y que platiquemos a solas tú y yo.

Tal vez el título de hoy te haya sonado un poco intenso. O tal vez ya pensabas esto y quieres saber mis razones de por qué yo también lo creo.

En la sociedad en la que vivimos nos han enseñado durante toda nuestra vida a quererlo todo. El trabajo perfecto. La casa de dos pisos con un jardín enorme en el Residencial. La camioneta del año. Las vacaciones a Disney o Europa. Los accesorios de Louis Vuitton o Ferragamo. Todo lo que nos haga sentir que realmente estamos siendo exitosos, pero más importante, que la gente pueda ver que la estamos rompiendo.

Y para lograr esto te ves envuelto en un torbellino de trabajo, estrés -y muchas veces- deudas innecesarias. Porque cumplir con ese checklist interminable no es nada fácil, y la mayoría de las veces imposible.

Muchos terminan frustrados, deprimidos o hasta apenados consigo mismos por no poder cumplir con las expectativas que nosotros mismos nos imponemos.

Y la verdad es que nunca vas a tenerlo todo en la vida. Nunca. Por más que te esfuerces, por más que lo intentes, por más que hagas y deshagas. La idea de tenerlo todo es el mito más grande de la sociedad moderna.

Así que a partir de hoy puedes decidir si dejar de cargar ese peso sobre tu espalda que tanto daño te está haciendo o dejarlo ahí, sobre ti, por quién saber cuánto tiempo más. Es momento de volver a conectar con quien realmente eres y volver a caminar derecho y con la frente en alto.

¿Quieres saber cuál es la buena noticia? Que aunque nunca lo tendrás todo en la vida, si puedes tener todo lo que realmente quieres en tu vida.

Olvida por un segundo esa lista de sueños predeterminados que no-sé-quién nos metió en la cabeza y siéntate contigo un día a solas y pregúntate:

¿Qué es lo que realmente quiero en mi vida?
¿Qué debo ser/hacer/tener antes de morir?

Y estoy seguro que con leer estas preguntas ahora mismo vinieron a tu cabeza algunas cosas ¡anótalas! No importa que tan raras, freaks o irreales parecen, recuerda que nosotros no elegimos nuestros sueños, ellos nos eligen a nosotros. Y es nuestra misión en esta vida que lleguen al plano de lo material.

Así sucedió conmigo.
Antes mis sueños eran los que mi familia, amigos y mis maestros me dijeron que debía de tener.

Tener una carrera universitaria.
Comprar mi primer auto.
Tener mi casa propia (con perro incluido)
Casarme y tener hijos.
Jubilarme y por fin tener tiempo para ser feliz.

¿Realmente esos son los sueños que tenías de niño? ¿Eso era lo que soñabas? No sé tú, pero yo nunca soñé con ninguna de estas cosas.

Yo soñaba con estar frente a un escenario frente a miles de personas. Quería dedicarme a crear juegos y programas de computadora para otros niños. Soñaba con conocer lugares extraños y exóticos donde hablaran otro idioma que yo no supiera pronunciar.

Y qué curiosa es la vida, todo eso es justamente lo que hago ahora (claro, con una perspectiva diferente de cuando tenía 6 años) pero no pudo haber sido posible si no me hubiera permitido quitar por un momento el modo automático en el que estaba y recordar qué es lo que de niño me hacía tener ganas de crecer y ser más grande.

Porque si tu vida no se parece a lo que soñabas de niño, algo estás haciendo mal.

Recuerda. Sí puedes tener todo lo que quieres en la vida. Solo te falta recordar qué era eso que tanto deseabas tener.

Una vez que lo hagas verás el mundo de manera distinta. Te darás cuenta que no es necesaria tanta ropa en el clóset, tanto dinero gastado en bares y antros, ni tantas horas con tu jefe.

Recuérdalo.
No dejes pasar más tiempo.


SÓLO PARA TI:
¿Qué soñabas ser/hacer/tener cuando eras niño? ¿Cuál puede ser una acción concreta que puedes realizar ahora mismo para hacer esos sueños realidad? ¡Cuéntame en los comentarios!

¿Te gustó este artículo? Suscríbete a mi Lista VIP para ser de los primeros en leerlo y recibirlo directamente en tu bandeja de entrada. Además sólo ahí comparto algunas promociones, ofertas ocasionales y regalos que no publico en ningún otro lugar! Suscríbete aquí:

Y si crees que alguien de tus amigos necesita leer esto no dudes en compartirlo. Créeme, te lo agradecerá más de lo que crees.

Con todo mi cariño,

Qué hacer cuando todo parece ir de mal en peor

¡Heeey! ¡Hola! ¿Me buscabas?

Tal vez te preguntarás por qué no aparecí este miércoles muy temprano en la bandeja de entrada de tu correo. Si me sigues en Instagram seguramente habrás visto algo al respecto, si no, aquí te va la historia:

El martes llegué a casa por la noche, puse un poco de aceites esenciales en el difusor de aromas, prendí la computadora, y le di play a la playlist “Peaceful Piano” en Spotify, dispuesto a escribir el blog post de esta semana.

Cuál fue mi sorpresa al abrir la página y ver la pantalla en blanco y unas cuantas palabras que decían:

Este sitio no existe.

-¿Qué? ¿Cómo que no existe?

Cerré la ventana y volví a intentar. Nada.

Fui al sitio del hosting web, sudando frío, y abrí rápidamente mi sesión.

Lo que me temía. Había olvidado pagar la renovación del servidor. Tal vez sepas o no, pero cuando eso sucede no hay nada que hacer. Todo desaparece. Todo.

Los diseños.
Los cursos.
Los blogs.
Todo.

En ese momento estaba entre enojado, triste, y shockeado. ¡¿Cómo se me pudo olvidar?! Realmente no lo podía creer. Todo mi trabajo de meses tirado a la basura por un olvido absurdo.

Quise buscar a quién echarle la culpa, pero la realidad es que yo sabía que nadie tenía la culpa más que yo. Yo era el único responsable de que eso sucediera.

Me tomo un rato digerirlo, y cuando lo hice simplemente respire hondo, cerré los ojos y me dije a mi mismo:

Tato, todo es perfecto.

Ese ha sido mi mantra desde hace algunos años, y en verdad creo que así es.

Todo es perfecto tal y como es.
Todo sucede por alguna razón.

Si esos blogs, esos cursos y todo lo demás que se encontraba ahí desapareció era porque así tenía que ser. Su momento en este plano había terminado. Y me siento agradecido y feliz por eso.

Muchas veces queremos aferrarnos a las cosas, los trabajos, las personas… Pero la realidad es que nada está bajo control realmente, y más importante, nada es para siempre.

Con toda la tecnología que hoy nos rodea somos más acumuladores y apegados que nunca. Cada vez queremos más gigas o terabytes para guardar cosas que probablemente nunca más volvamos a ver. Y eso sólo nos provoca estar atados al pasado y no querer soltar nada.

Hoy estoy agradecido de que todo eso haya pasado ¿sabes por qué? Porque me dio la oportunidad de hacerlo una vez más, y ahora mucho mejor y más rápido gracias a toda la experiencia que adquirí en estos meses que llevamos reuniéndonos aquí todos los miércoles tu y yo. (Si no te has dado una vuelta por el nuevo tatodiaz.com te recomiendo que lo hagas, quedó muy cool!)

Lo importante no es lo que nos pasa, sino como reaccionamos ante lo que nos pasa. Y con esto no quiero echarte ese cuento de que yo nunca me enojo o me pongo triste. #NoSeñoraNo – Al contrario, lo que quiero decir es que se vale enojarse, se vale bajonearse, se vale llorar. Lo que no se vale es que eso te dure días o semanas. Lo hecho está hecho, así que next, lo que sigue. ¿O acaso auto-compadecerte te ha servido alguna vez de algo?

Recuerda, la crisis es oportunidad. Y tú decides si tomas esa oportunidad o la dejas pasar, como muchas otras que has dejado ir.

Yo hoy decido ver el vaso medio lleno ¿y tú?

SOLO PARA TI:

¿Cuál ha sido una de las situaciones más frustrantes de tu vida? ¿Qué hiciste para resolverlo o para cambiar tu perspectiva al respecto? Cuéntame en los comentarios ¡Tengo muchas ganas de saberlo!

Y si quieres leer mi blog desde la comodidad de tu correo electrónico y además recibir contenido exclusivo suscríbete a mi Lista VIP:

Hoy más que nunca te doy gracias por leerme, por estar aquí, y por dejarme entrar en tu vida desde a través de esta pequeña pantalla. Prometo no olvidar pagar de nuevo mi hosting XD

Con todo mi cariño y amor,

Tato