La verdadera razón de por qué no puedes tener todo en la vida

¡Hola!

¡Qué gusto volvernos a ver! No sabes cómo espero que lleguen los miércoles para poder verte por aquí y que platiquemos a solas tú y yo.

Tal vez el título de hoy te haya sonado un poco intenso. O tal vez ya pensabas esto y quieres saber mis razones de por qué yo también lo creo.

En la sociedad en la que vivimos nos han enseñado durante toda nuestra vida a quererlo todo. El trabajo perfecto. La casa de dos pisos con un jardín enorme en el Residencial. La camioneta del año. Las vacaciones a Disney o Europa. Los accesorios de Louis Vuitton o Ferragamo. Todo lo que nos haga sentir que realmente estamos siendo exitosos, pero más importante, que la gente pueda ver que la estamos rompiendo.

Y para lograr esto te ves envuelto en un torbellino de trabajo, estrés -y muchas veces- deudas innecesarias. Porque cumplir con ese checklist interminable no es nada fácil, y la mayoría de las veces imposible.

Muchos terminan frustrados, deprimidos o hasta apenados consigo mismos por no poder cumplir con las expectativas que nosotros mismos nos imponemos.

Y la verdad es que nunca vas a tenerlo todo en la vida. Nunca. Por más que te esfuerces, por más que lo intentes, por más que hagas y deshagas. La idea de tenerlo todo es el mito más grande de la sociedad moderna.

Así que a partir de hoy puedes decidir si dejar de cargar ese peso sobre tu espalda que tanto daño te está haciendo o dejarlo ahí, sobre ti, por quién saber cuánto tiempo más. Es momento de volver a conectar con quien realmente eres y volver a caminar derecho y con la frente en alto.

¿Quieres saber cuál es la buena noticia? Que aunque nunca lo tendrás todo en la vida, si puedes tener todo lo que realmente quieres en tu vida.

Olvida por un segundo esa lista de sueños predeterminados que no-sé-quién nos metió en la cabeza y siéntate contigo un día a solas y pregúntate:

¿Qué es lo que realmente quiero en mi vida?
¿Qué debo ser/hacer/tener antes de morir?

Y estoy seguro que con leer estas preguntas ahora mismo vinieron a tu cabeza algunas cosas ¡anótalas! No importa que tan raras, freaks o irreales parecen, recuerda que nosotros no elegimos nuestros sueños, ellos nos eligen a nosotros. Y es nuestra misión en esta vida que lleguen al plano de lo material.

Así sucedió conmigo.
Antes mis sueños eran los que mi familia, amigos y mis maestros me dijeron que debía de tener.

Tener una carrera universitaria.
Comprar mi primer auto.
Tener mi casa propia (con perro incluido)
Casarme y tener hijos.
Jubilarme y por fin tener tiempo para ser feliz.

¿Realmente esos son los sueños que tenías de niño? ¿Eso era lo que soñabas? No sé tú, pero yo nunca soñé con ninguna de estas cosas.

Yo soñaba con estar frente a un escenario frente a miles de personas. Quería dedicarme a crear juegos y programas de computadora para otros niños. Soñaba con conocer lugares extraños y exóticos donde hablaran otro idioma que yo no supiera pronunciar.

Y qué curiosa es la vida, todo eso es justamente lo que hago ahora (claro, con una perspectiva diferente de cuando tenía 6 años) pero no pudo haber sido posible si no me hubiera permitido quitar por un momento el modo automático en el que estaba y recordar qué es lo que de niño me hacía tener ganas de crecer y ser más grande.

Porque si tu vida no se parece a lo que soñabas de niño, algo estás haciendo mal.

Recuerda. Sí puedes tener todo lo que quieres en la vida. Solo te falta recordar qué era eso que tanto deseabas tener.

Una vez que lo hagas verás el mundo de manera distinta. Te darás cuenta que no es necesaria tanta ropa en el clóset, tanto dinero gastado en bares y antros, ni tantas horas con tu jefe.

Recuérdalo.
No dejes pasar más tiempo.


SÓLO PARA TI:
¿Qué soñabas ser/hacer/tener cuando eras niño? ¿Cuál puede ser una acción concreta que puedes realizar ahora mismo para hacer esos sueños realidad? ¡Cuéntame en los comentarios!

¿Te gustó este artículo? Suscríbete a mi Lista VIP para ser de los primeros en leerlo y recibirlo directamente en tu bandeja de entrada. Además sólo ahí comparto algunas promociones, ofertas ocasionales y regalos que no publico en ningún otro lugar! Suscríbete aquí:

Y si crees que alguien de tus amigos necesita leer esto no dudes en compartirlo. Créeme, te lo agradecerá más de lo que crees.

Con todo mi cariño,

2 opiniones en “La verdadera razón de por qué no puedes tener todo en la vida”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.